Declaración de los derechos del torcedor borracho

0

Por Solda

El torcedor deve gozar (epa!) de todos dos derechos enunciados nesta Declaración. Estes derechos debem ser reconocidos para todos los torcedores, de todos los times, de toda espécie, sim excessión ninguna y sin distinción o discriminación (hic). La policia fica proibida de descer el cacete. Todo torcedor tiene el sagrado derecho de ir y de venir (hic), desde que no atrapalhe el ir e venir de los otros. Una cerveza bien gelada, por favor!

El torcedor deve beneficiar-se de proteción especial para no levar porrada a torto y a derecho, para que no sea massacrado por los torcedores adversários, para torcer de modo sadio y normal, sin tagarelices y sin quebrar estaciones-tubo ni destruir los colectivos que encontrar por el caminho, em condiciones de libertad y dignidade, sin tenga (hic) la camisa rasgada o su bandera queimada em las calles e nos estádios. Lá policia fica proibida de descer el cacete y no tiene el derecho de apreender algodón-doce, pipueca ni pié-de-moleque de ninguno. Otra cerveza gelada, por favor!

El torcedor tiene el derecho de torcer por el time que lhe der em la telha, en las colores que escojer, sin se incomodar com palavrones, con la profissión de la madre de otros (hic) torcedores y de vestir su camisa em qualquier logar, a qualquier hora, por qualquier motivo, a qualquer precio. La policia fica proibida de descer el cacete.

El torcedor tiene ainda el derecho de cantar el hino del clube, por más desafinado y terríbe que eso sea, xingar la progenitora de todos los árbitros, de vaiar la Seleción Nacional (esa misma que usted está piensando), de espinafrar banderinãs, gandulas y de jugar mietros y mietros (hic) de papel higiênico em el golero del time adversário. Más cerveza gelada, por favor!

El torcerdor tine el derecho (hic) de crescer y desenvolver-se de modo sadio, sin se misturar a la estupidez y la violenzia de las torcidas organizadas. Puede hacer la fiesta de la victoria de los torcedores de los times adversário. La polícia fica, evidentemente, proibida de descer el cacete. Ningun torcedor puede jugar vierde para colhe rojo. Otra cerveza!

El torcedor necessita de amor, compreensión, radiño de pilha, cacauete, amendoin, espetiño, sorbete, corneta, boné, pan com bife, refrigerante, faxas, banderas, cartazes y ingresios a precios populares. La polícia fica proibida de espancar y bater. Más cerveza gelada, para todos!

La policia fica proibida de descer (hic) el cacete. Todo torcedor tiene el derecho de torcer por su time em la arquibancada del adversário, como yá habló el outro. Si la torcida adversária dejar, está claro. Una caña y otra cerveza, muchacho!

El torcedor debe tener possibilidades de jugar, beber, brincar y dedicar-se a las atividades recreativas y esportivas, que debem ser orientadas para objetivos de educación; es deber de la sociedade compreender y entender las passiones desenfreadas que norteiam los torcedores más locos, cuando detonam toneladas de fuegos de artifício, se referem a la madre del juiz com (hic) palavras impróprias o ameaçam linchar el técnico del próprio time. La polícia fica proibida de descer el cacete. Más caña!

El torcedor debe, em todas las circunstanzias, figurar entre los primeiros a recibirem proteción y socuerro y debe ser protegido contra todas las formas de abandono, crueldade y exploración, tanto da parte de los cartolas como de los cambistas. En hipótese alguna la policia debe descer el cacete! El torcedor es inocente, caramba!, hasta proba em contrário y tiene el (hic) derecho de quedar se calado, porque cualquier cosa que diga será usado contra el! Cerveza!!

Todo torcedor tiene el derecho de tomar uma marvada (hic), aquella que mato el guarda! Más caña y más cerveza!

Caña y cerveza gelada para todos!

Deixe uma resposta

Please enter your comment!
Please enter your name here